Según la Cámara de Comercio de Cantabria, las sociedades laborales y demás empresas propiedad de sus trabajadores son una interesante opción a considerar a la hora de emprender un nuevo negocio. Existen numerosos proyectos de emprendimiento que cumplen con todos los requisitos para constituirse legalmente como empresas de economía social, pero hay un escaso conocimiento de esta opción que hace que tan solo un bajo porcentaje de emprendedores elija estas opciones. En los últimos años, la media anual en Cantabria de creación de este tipo de sociedades no ha llegado a la treintena. Ante tal situación, la Cámara de Comercio y la Agrupación de Empresas Laborales y Economía Social de Cantabria (ACEL), han decidido unir esfuerzos para promover el desarrollo de la Economía Social en el tejido productivo de Cantabria. Así, el pasado miércoles ambas entidades firmaron un convenio de colaboración. El documento fue rubricado por Modesto Piñeiro, presidente de la institución cameral y Eduardo Bra de la Rosa, presidente de ACEL. La firma del presente convenio marco pretende no sólo potenciar la creación de empresas de Economía Social, sino que busca también la preparación de los socios trabajadores y cuadros directivos, trabajadores asalariados y desempleados en general, en lo relativo al mundo de la Economía Social.

Se trata pues de ofrecer una alternativa viable a la escasez de oferta de empleo causada por la crisis económica, dando oportunidades a aquellos que comprometen su esfuerzo personal y sus modestos patrimonios en crear riqueza y garantizar un empleo estable. En concreto, el acuerdo firmado entre estas dos entidades representativas del ámbito empresarial de Cantabria, tiene por objeto colaborar en la consecución de los siguientes objetivos:

  1. Promover, divulgar y fomentar la Economía Social como instrumento de apoyo a las iniciativas emprendedoras de la región, potenciando la creación de riqueza y empleo estable.
  2. Colaborar mutuamente en los actos, jornadas y seminarios que organicen ambas instituciones.
  3. Fomentar la labor que ambas entidades desarrollan por la economía de Cantabria, aunando esfuerzos en la difusión de los servicios que ambas instituciones prestan a la sociedad empresarial.
  4. Colaborar en el asesoramiento para la creación de empresas, en aquellos proyectos que se valore el beneficio para los mismos de constituirse como una empresa de Economía Social.
  5. Favorecer la colaboración con otras entidades públicas o privadas que tengan incidencia en el ámbito de la Economía Social.
  6. Buscar la colaboración mutua en materia de capacitación dirigida a los socios trabajadores y trabajadores asalariados de las empresas de Economía Social, así como para los trabajadores desempleados. Esta colaboración debe perseguir la viabilidad y rentabilidad económica de ambas instituciones en la materia.