Entre las acciones programadas a corto plazo destacan algunas como la participación de las entidades representativas de la economía social -como un agente social más- en órganos económicos y sociales como Ebrópolis, el Consejo de la Ciudad o el Observatorio de la Contratación Pública, entre otros. Se trata de un “ambicioso” documento que pretende sentar las bases para el fomento de este sector durante el periodo 2018-2022, apoyando el desarrollo óptimo de las empresas de economía social para revertir beneficios sociales y económicos en el ámbito local. Para ello, la Estrategia contempla un total de 23 objetivos y 47 acciones concretas, estructuradas en seis ámbitos de intervención: interlocución y participación política; sensibilización y visibilización; consumo responsable; formación; redes e inter cooperación; y emprendimiento y empresa. Entre las acciones programadas a corto plazo destacan algunas como la participación de las entidades representativas de la economía social (órganos económicos y sociales como Ebrópolis, el Consejo de la Ciudad o el Observatorio de la Contratación Pública). Otra de las medidas será la formación al equipo técnico y político del Ayuntamiento sobre economía social y contratación pública responsable, con especial hincapié en los servicios que realizan asesoramiento para el emprendimiento y en aquellos que gestionan los fondos públicos de ayuda a las empresas de la ciudad.

También se va a elaborar un mapa común o directorio de entidades que facilite a la ciudadanía el conocimiento de este sector y de sus diferentes iniciativas, y se diseñará un plan de comunicación que contemple acciones dirigidas tanto al interior de las entidades de la Economía Social como hacia el exterior.